Back
Image Alt

Odontogenesis

Cirugía periapical

RESUMEN

La cirugía endodóntica tiene como objetivo eliminar los factores causantes de la lesión periapical en aquellos casos donde no se ha podido resolver mediante un tratamiento de conductos convencional buscando la reparación del periapice. En el presente artículo mostramos un caso de un paciente que presentaba una lesión periapical amplia en el canino inferior derecho el cuál fue sometido a tratamiento de conductos, poste y restauración coronaria, al corto plazo hubo reaparición de signos y síntomas, por lo que se decidió someterlo a cirugía periapical.

Palabras clave: cirugía endodóntica, lesión periapical, reparación.

INTRODUCCION

La cirugía periapical engloba el conjunto de actos quirúrgicos que tienen como objetivo drenar o extraer focos inflamatorios o infecciosos situados en el entorno apical del diente. Existen distintas técnicas quirúrgicas relacionadas con la patología periapical, de las cuales nos centramos en describir la apicectomía, asociada a la patología dental. La apicectomía consiste en la resección del ápice radicular para eliminar el tejido patológico adherido a esta zona, y posteriormente permitir un buen sellado y obturación del ápice, que evite la recidiva del proceso.

DESARROLLO

La cirugía periapical cada día toma un mayor protagonismo debido a las altas tasas de éxito (desde el 60% en cirugía convencional hasta más de un 90% en microcirugía). La cirugía endodóntica actual muestra herramientas como el microscopio y la tomografía que sin duda ayudaran a la correcta selección del caso y planeación. En 2005, y siguiendo el protocolo establecido por la European Society of Endodontology (ESE) previamente (1994) se propuso cuatro indicaciones básicas para realizar la cirugía periapical:

1. Cuando el conducto radicular está obstruido (sin posibilidad de hacer reendodoncia) y existen signos radiográficos o síntomas clínicos.

2. Cuando hay sobreextensión del material de obturación y signos radiológicos o síntomas clínicos.

3. Cuando fracasa el tratamiento endodóncico y no es apropiado realizar el re tratamiento.

4. En caso de perforaciones radiculares con signos radiográficos o síntomas clínicos imposibles de tratar por vía ortógrada.

De acuerdo a la clasificación terapéutica de la caries (ARDINES-LANGELAND) las lesiones periapicales persistentes sin duda está basada la cirugía periapical, el cual describimos a continuación:

1 Selección del caso

2 Estudios pre quirúrgicos (radiografía y tomografía) y planeación

3 Cirugía: incisión, exploración, curetaje, apicectomía, retrounstrumentación y obturación retrograda

4 Control clínico y radiográfico

CASO CLÍNICO

Paciente fememnino acude a cosnulta por presentar malestar en zona mandibular izquierda, a la exploración se encuentra caries en 33 con fistula en zona distal, en el examen radiográfico se observa lesión rediolucida de aproximadamente 7mm x 7mm. Las pruebas de sensibilidad son negativas y las pruebas de percusión vertical y horizontal positivas, sondeo periodontal dentro de parámetros normales.

Se decide realizar el tratamiento de conductos con un esquema quimico-mecanico de irrigación a base de hipoclorito de sodio e instrumentación manual y rotatoria, el tratamiento se llevo a cabo en dos citas con medicación intraconducto con Ca(0H)2, la fistula y los síntomas habían desaparecido al momento de la obturación.

La paciente regresa a los 4 meses aproximadamente con evidencia clínica de fistula y sintomatología positiva, se decide realizar la cirugía periapical debido a que la paciente ya contaba con su rehabilitación coronaria y el tratamiento endodóntico se juzgaba aparentemente correcto. En el procedimiento se encuenta tabla ósea bucal perdida y debilitada, al hacer el curetaje de la zona parte de la tabla osea de desprendia con facilidad y se encontró abundante tejido granulomatoso, se continuo con la apicectomía, retroinstrumentación con punta de ultrasoniso de diamante de 3 mm y se retroobturó con MTA.

La paciente se revisó a la semana, se retiraron las suturas y la cicatrización se encontraba en proceso, no se veía presencia de secreciones ni datos de alarma. Se tiene control radiográfico a dos años y medio aproximadametne

CONCLUSIONES

Al día de hoy hay muchas tendencias que van dirigidas al uso de la tecnología como la magnificación y tomografías, este caso fue llevado a cabo de manera tradicional y se logró el éxito aparente, debemos estar abiertos a los nuevos avances que están a favor del éxito y pronóstico de los tratamiento y que seguramente facilitaran el desempeño del profesional.

Autoevaluación:

¿Existe una cicatrización o una reparación?

¿Hubiera tenido alguna conducta clínica diferente ante este caso?

¿La utilización de magnificación hubiera facilitado el procedimiento?

¿El tener una tomografía me hubiera ayudado en algo antes y/o durante el proceso?

¿Considera exitoso el tratamiento tomando en cuenta las imágenes radiográficas inicial y final?

Post a Comment