Back
Image Alt

Odontogenesis

Sesión Académica Mensual De Enero

Orientación de la conducta del paciente odontopediátrico

De acuerdo a los resultados descritos en el SIVEPAB 2017 (Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Patologías Bucales), se examinó a un total de 107,235 pacientes de 0 a 19 años de edad. Se observó un índice de 84% de caries dental, lo cual es alarmante y destaca la necesidad de tomar medidas de atención para poder resolver dicha patología.

Antes que nada, hay que clasificar desde la primera consulta dental el tipo de paciente que se está atendiendo. Para ello, una herramienta muy útil a nivel mundial es la clasificación del Frankl (paciente definitivamente negativo, paciente negativo, paciente positivo y paciente definitivamente positivo).

Es necesario entender que hay factores que afectan la correcta orientación de la conducta, como la actitud de la familia (conducta que toma la madre o el padre en la instancia o durante la atención del paciente pediatrico), las experiencias previas que pudieran haber tenido, el coeficiente intelectual del niño, la edad (de la que depende el grado de madurez que pudiera o no tener el paciente), la duración de la consulta dental (se recomienda que no exceda de la hora), así como el tipo de tratamiento al que tiene que ser sometido, lo cual está íntimamente ligado con la habilidad del dentista que lo está atendiendo.

Para poder llevar a cabo una correcta atención de los pacientes pediátricos, ante todo debe lograrse una empatía adecuada con ellos (rapport); se recomienda utilizar técnicas cognitivo-conductuales que ayuden a modificar su comportamiento para lograr implantar ciertas conductas, para mantener o incrementar conductas y para reducir conductas (aversivas).

Finalmente, se puede optar por técnicas farmacológicas para la atención de los pacientes pediátricos, como sedación consiente y profunda o bien anestesia general con o sin instrumentación de las vías respiratorias.

Como podemos ver, existen varias técnicas para la correcta atención del paciente odontopediátrico y es responsabilidad de cada uno como profesional de la salud estar al día tanto en conocimientos como en la habilidad práctica. Por lo tanto, la capacitación continua debe ser parte diaria de nuestra práctica activa.

CD Esp. Hugo Armando Pratz Rodríguez.

Especialista en Estomatología del Atención del Niño y del Adolescente FES Zaragoza UNAM

Post a Comment